Cólicos infantiles

Condición común o malfunción del sistema nervioso?

La definición más comúnmente aceptada de los cólicos infantiles es la de Wessel (1954), quien la describe usando la “regla del 3”: inexplicables ataques paroxísticos de inquietud y llanto durante más de 3 horas al día, más de 3 días a la semana y durantes más de 3 semanas, en un infante bien alimentado y saludable. Los infantes con cólicos presentan ataques de gritos en la noche asociados con movimientos motores como enrojecimiento facial, frente fruncida y puños cerrados. Con las piernas levantadas sobre el abdomen, el infante emite sonidos agudos y chillidos. Los cólicos típicamente benignos comienzan a las 2 semanas de edad y normalmente se resuelven a los 4 meses de vida. El llanto se concentra en las últimas horas de la tarde y noche y ocurre en ataques prolongados impredecibles y espontáneos.



CAUSAS

La causa de los cólicos infantiles es incierta. Siempre se deben descartar causas orgánicas subyacentes que se presentan en menos del 5% de los casos de llanto excesivo. Esas causas son: * Anormalidades del Sistema nervioso central (malformación Chiari tipo I). * Gastrointestinal: constipación, intolerancia a las proteínas de la leche de vaca, reflujo gastroesofágico, intolerancia a la lactosa, fisura rectal. * Infecciones: meningitis, otitis media, infecciones del tracto urinario, enfermedades virales. * Trauma: abusos, abrasiones cornéales, cuerpos extraños en el ojo, fracturas óseas, síndrome del torniquete de cabello.


Los cólicos del lactante afectan entre al 16% y 26% de neonatos y niños en los primeros meses de vida.


La solución del quiropráctico

Normalmente los padres consideran que tienen que hacer una revisión periódica de los dientes, del oído y de la vista de sus hijos pero, sin embargo, no le dan importancia al hecho de examinar la columna vertebral. La columna vertebral protege la médula espinal, formada por miles de fibras nerviosas que transmiten los mensajes y la energía desde el cerebro a todas las partes del cuerpo. Una interferencia en uno o varios nervios de la médula espinal produce un desequilibrio del cuerpo de los niños. Esta interferencia se debe a una mala alienación de las vértebras llamada también SUBLUXACION VERTEBRAL. La más importante se encuentra al nivel de la 1ª cervical. Esta interferencia impide al cerebro mandar la información al resto del organismo y cualquier función del cuerpo puede ser alterada – ¡y eso acualquier edad! Existen múltiples causas de subluxaciones en los niños. Cuando son bebes, pueden estar producidas a consecuencia de un parto complicado, por haber nacido de nalgas o pueden ser también producidas por una presión Demasiado fuerte ejercida en su cuerpo. (ver nuestro número de marzo 2010).


En una encuesta a 132 padres de niños con cólicos, el 91% informó de que sus bebés mejoraron después de una media de dos a tres ajustes quiroprácticos.

Fuente : (Eur J Chiropr 1985; 33:264-5).


CÓLICOS INFANTILES MEJORAN CON LA QUIROPRÁCTICA

El Servicio Nacional de Salud de Ballerup (Copenhague, Dinamarca) dirigió un estudio que agrupaba a 50 niños con cólico infantil. La mitad del grupo recibió la medicina dimethicon, mientras que la otra mitad recibió cuidados quiroprácticos. 9 de los 25 niños que tomaban la medicina abandonaron este estudio porque se estaban poniendo peor. No se tuvo en cuenta a estos niños a la hora de los resultados finales, que habrían sido aún peores para la medicina que los publicados. Y a pesar de esto, los resultados mostraron una mejora significativa en el grupo que estaba bajo cuidados quiroprácticos. De los días 4 a 7 del estudio, los niños que quedaban en el grupo con medicinas habían reducido sus horas de llanto en una hora, mientras que el grupo de quiropráctica al completo las había reducido en una media de 2,4 horas y después de 8 a 10 días de estudio, hasta las 2,7 horas menos de llanto. Los investigadores observaron que la eliminación del estudio de los niños que empeoraron a causa de los medicamentos maquilló los resultados de las medicinas que parecen mejores de lo que realmente fueron.  



#colicos

© 2020 Quiropractic Qgat | Aviso Legal | Política de Privacidad

Logo Quiropractic Qgat
Reservar cita