Digestión, mecanismo y regulación

La digestión es el proceso de transformación de los alimentos previamente ingeridos en sustancias más sencillas para ser absorbidos.


Este proceso tiene lugar tanto en las células como a nivel subcelular y en él participan diferentes tipos de enzimas. La digestión es muy importante, ya que el cuerpo necesita de fuentes externas de materias primas y energía para el crecimiento, mantenimiento y funcionamiento.


En cada paso de la conversión energética de un nivel a otro hay una pérdida de materia y energía utilizable asociada a la manutención de tejidos y también a la degradación del alimento en partículas más pequeñas que después se reconstituirán en moléculas tisulares más complejas.


Fases de la digestión

La digestión consiste en 3 fases - la primera "fase cefálica" ocurre antes que los alimentos entren al estómago e involucra la preparación del organismo para el consumo y la digestión. La segunda "fase gástrica" tiene lugar en el estómago y acaba con la producción de HCl. La tercera "fase intestinal" se divide en 2 partes "excitatoria y inhibitoria".


Reguladores hormonales

Una característica fascinante del aparato digestivo es que contiene sus propios reguladores. Las principales hormonas que controlan las funciones del aparato digestivo se producen y liberan a partir de células de la mucosa del estómago y del intestino delgado. Estas hormonas pasan a la sangre que riega el aparato digestivo, luego van hasta el corazón, circulan por las arterias y regresan al aparato digestivo, en donde estimulan la producción de los jugos digestivos y provocan el movimiento de los órganos.


Reguladores nerviosos

Dos clases de nervios ayudan a controlar el trabajo del aparato digestivo: los nervios extrínsecos y los nervios intrínsecos. Los nervios extrínsecos (de afuera) llegan a los órganos digestivos desde el cerebro o desde la médula espinal y provocan la liberación de dos sustancias químicas: la acetilcolina y la adrenalina. Los nervios intrínsecos (de adentro), que forman una red densa incrustada en las paredes del esófago, el estómago, el intestino delgado y el colon, son aún más importantes. La acción de estos nervios se desencadena cuando las paredes de los órganos huecos se estiran con la presencia de los alimentos. Liberan muchas sustancias diferentes que aceleran o retrasan el movimiento de los alimentos y la producción de jugos en los órganos digestivos.


Investigadores encontraron que las subluxaciones vertebrales (en la zona dorsal y lumbar) parecen ser una caracteristica de los pacientes con problemas digestivos.


LA QUIROPRACTICA AYUDA CON LA ENFERMEDAD DE CROHN

En esta investigación se dividió a 57 pacientes en 2 grupos. El primero era un grupo “control” que recibió sólo un tratamiento normal y corriente de medicamentos; el segundo grupo, que constaba de 17 pacientes, recibió, además del tratamiento médico estándar, una serie de ajustes vertebrales quiroprácticos para reducir las subluxaciones en las zonas dorsal y lumbar. El grupo “control” no tuvo ningún ajuste. Los investigadores encontraron que las subluxaciones vertebrales son muy frecuentes y parecen ser una caracteristica de los pacientes con alergias y Enfermedad de Crohn. Los resultados mostraron que 12 de los 17 pacientes bajo cuidado quiropráctico tuvieron una remisión a largo plazo de sus síntomas y los otros 9 experimentaron un alivio. Conclusión: “De acuerdo con los resultados de este estudio se tiene que considerar la posibilidad de que la compresión crónica de nervios debido a una subluxación vertebral en la zona dorsal o lumbar tiene efectos evidentes en el sistema inmune de estos Pacientes con alergia y problemas digestivos.”

Fuente : JVSR Noviembre 2002



#digestión

© 2020 Quiropractic Qgat | Aviso Legal | Política de Privacidad

Logo Quiropractic Qgat
Reservar cita